¿Cómo explicar una historia?

La capacidad de contar y explicar historias es invaluable para todas las áreas de la vida. Las historias, junto con los relatos, son una de las formas más profundas de comunicación en todas las culturas.

Contar una buena historia requiere habilidades tanto docentes como narrativas para lograr una adecuada transmisión de información.

Es importante que el narrador entienda el público al que se dirige, para contar la historia correctamente. Esto asegurará que el mensaje se enviará de manera clara y concisa.

Esto solo es posible si el narrador conoce y comprende la cultura y el contexto de su público, es importante tener en cuenta que no hay dos situaciones iguales, por lo que cada vez que se cuenta una historia, será una experiencia única.

Organiza tu historia

Para contar una historia de manera eficaz, necesitas organizarla. Una historia exitosa tiene un principio, un desarrollo y un maravilloso final.

Para comenzar, haz una lista de los elementos principales de tu historia. Esta lista debe incluir personajes, lugares, eventos y cualquier otra cosa que consideres relevante para la historia.

Luego, ponlos en orden cronológico para tener una idea clara de cómo se desarrollará la narración. Esto ayudará a mantener el flujo de la historia y asegurará un desarrollo coherente y fluido.

Este contenido te puede interesar¿Cuál es el objetivo principal de la historia?¿Cuál es el objetivo principal de la historia?

Encuentra tu punto de vista

Una vez que hayas organizado y comprendido tu historia, el siguiente paso será encontrar la perspectiva desde la que contarás la historia, tu punto de vista va a determinar mucho la forma en que tu historia sea entendida por el público.

Por ejemplo, si estás contando una historia sobre una batalla, tu punto de vista de la misma podría ser desde un líder militar o desde la perspectiva de un observador, dependiendo del punto de vista que elijas, tu audiencia tendrá una experiencia diferente al escuchar la misma historia.

Comienza de forma interesante

En literatura, es común decir que el primer capítulo es el que más importa, esto mismo se aplica a la explicación de una buena historia.

Este primer paso te ayudará a asegurar la atención y la comprensión de tu público, establecer una conexión inmediata con los oyentes y atraer su curiosidad es esencial para que tu historia quede grabada en sus mentes.

Para lograrlo, es importante que mantengas la atención de tu audiencia con frases cortas, emociones y algún tipo de enganche, esto hará que tu historia sea interesante e intuitiva. Empezar con preguntas es una buena forma de lograr esto.

Desarrolla tu historia

Una vez que hayas hecho el gancho, es hora de desarrollar la historia de forma profunda y divertida. No olvides hacer uso de tu punto de vista como guía para esto, llena a tu audiencia con detalles únicos sobre personajes, lugares y momentos clave.

Utiliza diferentes palabras para describir las situaciones, los alineamientos y los sentimientos de los personajes en la historia. Esto dará a la historia un toque de realismo.

Este contenido te puede interesar¿Cómo se escribe la historia?¿Cómo se escribe la historia?

Es importante también que expliques con claridad todos los pasos que desembocan en una causa y efecto. Esto es importante para que la historia sea estructurada y fluida.

Es igualmente importante recordar que hay elementos clave que ayudan en el avance de la narración. Estos incluyen diálogos entre los personajes, la descripción de los escenarios o entornos, el papel de los comentarios externos y el uso de ironía o humor. Asegúrate de incoporar estos elementos para darle dinamismo a tu historia.

Asegura un final satisfactorio

Es importante recordar que un buen final debe ser satisfactorio para la audiencia. El final ideal deberá estar ligado al principio de la historia, dando lugar a una conclusión razonable y coherente.

Los finales satisfactorios son aquellos que se anticipan sin ser predecibles, dejando en el aire algo de expectativa y dejando a los oyentes con ganas de más.

Es interesante terminar con una frase que deje a tu público reflexionando sobre la historia y lo que significa para ellos. Esto cerrará el ciclo de revelación de la historia, permitiendo a tu audiencia evaluar sus aprendizajes y conclusión.

Ensaya tu historia

Una vez que tengas tu historia lista, es importante que la ensayes antes de contarla, esto permitirá que conozcas tu historia de forma profunda y tengas la confianza suficiente para contarla frente a una audiencia, ensayar también reforzará la fluidez y creatividad de tu conteo.

También te ayudará a mejorar tu vocabulario y escoger las palabras adecuadas para explicar tus historias.

Este contenido te puede interesar¿Cuántas historia hay?¿Cuántas historia hay?

Entradas de Interes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *